Las termitas…


 

¿Qué son?

Los isópteros son un orden de insectos neópteros, conocidos vulgarmente como termitas, termes, turiros o comejenes y también como hormigas blancas, aunque no tienen parentesco con las hormigas.

Las termitas son xilófagos, ya que se alimentan de las substancias de la madera, aunque por sí mismas no son capaces de digerir la celulosa, pero pueden aprovechar sus nutrientes gracias a la degradación de celulosa que realizan protozoos que viven en simbiosis dentro del aparato digestivo de las obreras. La alimentación del termitero se produce por trofalaxia, las termitas transportan el alimento en el estómago, y lo transmiten a otros individuos a través del conducto anal o de la boca. Las termitas tienen importancia económica como plaga en estructuras de madera, obras de arte y productos almacenados.

Es difícil saber si una colonia de termitas está atacando una estructura debido a su reducido tamaño y a que poseen fototropismo negativo, es decir, huyen de la luz. Actualmente, existen aparatos especializados para poder escucharlas a través de un tabique, y descubrir si realmente hay actividad termítica.

Las termitas atraviesan cualquier cosa para llegar hasta la madera, incluso el hormigón si es preciso. Para realizar esta acción, muchas veces aprovechan las juntas del hormigón para atravesar muros supuestamente infranqueables, pero otras desgranan el material realizando una galería que atraviesa la pared sin problemas.

Viven en colonias que pueden contar hasta con 3 millones de individuos. En cada colonia, la reina es la única que pone huevos y sus ovarios aumentan en tamaño de forma sorprendente. La mayoría de estos insectos carece de alas pero durante la época de la reproducción algunas desarrollan estos órganos y abandonan el grupo para formar colonias propias.

La presencia de las termitas en la madera se traduce en cavidades paralelas, tapizadas de un material terroso, dejando siempre intacta la superficie de la pieza atacada.

Esta forma de actuar hace que, con frecuencia, su presencia no se perciba hasta que los daños sean de gran importancia


 

Tratamiento a realizar

Tratamientos de barreras químicas: Consiste en realizar barreras perimetrales del edificio tanto en el suelo como en los muros de este para proteger e impedir el paso de las termitas. Se practican agujeros a una distancia de 40 cm inyectándose el producto biocida.

carco madera